BODEGA

REPOSO Y SOSIEGO

En el corazón de la finca se encuentra nuestra bodega: edificios de piedra de los siglos XVII, XVIII y XIX donde elaboramos nuestros vinos de manera casi artesanal, lo que nos permite prestarles la atención que merecen.

Entre los muros del antiguo monasterio nuestros vinos reposan en calma dentro de las barricas de roble francés, donde con el paso del tiempo se van afinando.

LA ÚLTIMA VENDIMIA

El clima de la hacienda es de carácter Atlántico, así que aquí es donde tiene lugar la última vendimia. Al estar a tanta altitud, aunque estén bien protegidos los viñedos, nuestra uva se recoge de forma manual bien entrado el otoño.